Skip to main content

Salmos 90:12

Enséñanos a contar nuestros días de tal manera que traigamos al corazón sabiduría.

¿Y si pudieras conocer el día de tu muerte? ¿Sería bueno? La petición del salmista, “enséñanos a contar nuestros días”, muestra que solo el Señor conoce el número de días que se nos dan en esta vida. Es extraño pensar que hoy nos acerca un día más al día que Él nos ha designado para entrar en la eternidad.

Pero, ¿y si pudiéramos saberlo? Si fuera posible, creo que las personas dejarían de ser como las conocemos hoy. Tú también podrías vivir de manera diferente si supieras que la muerte está a la vuelta de la esquina. Pero, ¿cómo vivirías? La posibilidad de que hoy sea mi último día me mantiene alerta, listo para rechazar lo malo o abrazar lo bueno. La idea de que podría estar delante de Dios en cualquier momento afecta drásticamente la forma en que vivo.

Lo mismo es cierto con respecto al Arrebatamiento de la Iglesia. La Biblia enseña la Doctrina de la Inminencia, lo que significa que sin advertencia o precursor profético, el Señor Jesús “descenderá del cielo con un grito, con la voz de un arcángel y con la trompeta de Dios. Y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado, seremos arrebatados (raptados) juntamente con ellos en las nubes, para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos siempre con el Señor.” (1 Tesalonicenses 4:16-17)

La idea de que podría estar delante de Dios en cualquier momento afecta drásticamente la forma en que vivo.

El Arrebatamiento es un día que solo el Señor conoce, pero la realidad inminente de ello me mantiene listo, sirviendo, orando, dando testimonio, dando y amando hasta que vaya a Él. Ya sea a través de la puerta de la muerte o el Arrebatamiento, de cualquier manera, debemos reconocer que nuestro tiempo es limitado. Cuando buscar a Dios en todas nuestras maneras se convierte en el objetivo en todo lo que hacemos, habremos ganado un corazón de sabiduría.

¿Quién sabe, el Señor podría regresar hoy? Estoy listo. ¿Y tú?

Esperando Su regreso,

– Pastor Jack

¿Has sido bendecido por los Devocionales del Pastor Jack? Envíanos un correo electrónico: HAZ CLIC AQUÍ

¡Contáctanos!