Skip to main content

Salmos 103:14

“Porque él conoce nuestra condición; se acuerda de que somos polvo.” 

Dios sabe, y Dios recuerda. Esta reconfortante verdad nos remite al Génesis, donde vemos a Elohim creando al hombre del polvo de la tierra. La ciencia confirma que la estructura biológica del hombre no es gran cosa -sólo unos pocos elementos esenciales-, pero esto no tiene importancia para Aquel que nos creó a propósito. Nuestra fragilidad es la razón por la que Dios nos sostiene voluntariamente y nos garantiza que nunca nos impondrá cargas indebidas.

Él te dará fuerzas que necesitas cada día.

La comprensión del Padre de nuestra debilidad se ve mejor en la cruz del Calvario. Su amor insondable no podía permitirle abandonarnos a nosotros mismos sin remedio. Dios abrió la puerta a las inagotables riquezas de la eternidad mientras todos nuestros pecados y transgresiones fueron depositados sobre su Hijo único.

La fuerza no es un criterio para el acceso del creyente a la misericordia ilimitada de Dios. Puedes estar seguro de Su compasión y gracia, no importa lo frágil que seas. En medio de los altibajos de la vida, Él no permitirá que ningún camino te lleve más allá de lo que puedes soportar o te conduzca a la destrucción. No lo permitirá. Le cuesta demasiado. Él no puede fallarte ni abandonarte; estas cosas son imposibles para Él.

Querido hermano, tu Creador conoce tus ansiedades, temores y preguntas. Conoce tus tentaciones y pruebas. Él sabe que no eres más que polvo, y Él te dará fuerza igual a tu día.
Esperando Su regreso,

– Pastor Jack

¿Has sido bendecido por los Devocionales del Pastor Jack? Envíanos un correo electrónico: HAZ CLIC AQUÍ

¡Contáctanos!