Skip to main content

Génesis 3:6

“Cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y que el árbol era deseable para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto y comió. También dio a su marido que estaba con ella, y él comió.

Cuando eliminamos todos los factores en juego en aquel fatídico día cuando Adán y Eva cayeron, surge una pregunta fundamental: ¿Qué salió mal? Satanás es malvado con mayúscula, y sus artimañas son demasiado poderosas para resistirlas por nosotros mismos. Pero, ¿y Adán y Eva? ¿No eran perfectos? ¿No se comunicaban con Dios a diario? Sí, pero quizás no estemos haciendo las preguntas correctas.

La tentación de Satanás a Eva fue bien pensada. Sin duda, él, siendo el diablo experto que es, escuchó cuidadosamente sus conversaciones, formulando una estrategia de ataque. Luego, esperó el momento adecuado para inyectar su desafiante veneno contra la autoridad de Dios. Pero, ¿cuál sería el núcleo del asalto?

Satanás tergiversó las palabras de Dios para que Adán y Eva cuestionaran la propiedad del jardín. ¿Por qué simplemente cuidar el jardín cuando podrían poseer una parte de él? Satanás les insinuó que la administración no era suficiente. El diablo les ofreció una de nuestras debilidades más grandes: la engañosa ilusión de la posesión.

Génesis dice: “…tomó de su fruto y comió. También dio a su esposo…” El problema es que no les pertenecía tomar ni recibir. Eva y su esposo robaron lo que no les pertenecía.

El cristiano debe recordar que somos administradores en esta vida. Dios no nos juzgará por lo que poseemos, sino por nuestra administración de lo que Él nos prestó. A Satanás le encanta cuando creemos que el dinero en nuestros bolsillos es nuestro. Se burla cuando creemos que lo que conducimos, donde vivimos o el ministerio en el que participamos es nuestro para poseer. La verdad es que no poseemos nada en esta vida. Somos administradores.

Amado hermano, recuerda las palabras que anhelamos escuchar del Señor al final: “Bien hecho, buen siervo y fiel.”

Esperando Su regreso,

– Pastor Jack

¿Has sido bendecido por los Devocionales del Pastor Jack? Envíanos un correo electrónico: HAZ CLIC AQUÍ

¡Contáctanos!