Skip to main content

Hechos 12:11

“Entonces Pedro volvió en sí y se dijo: «Ahora estoy completamente seguro de que el Señor ha enviado a su ángel para librarme del poder de Herodes y de todo lo que el pueblo judío esperaba».” 

Algo debía hacerse con aquellos que estaban marcando la diferencia para el Señor, y para Pedro, eso significaba la cárcel. El Imperio Romano estaba perdiendo su control, no tanto sobre las naciones que habían conquistado o la inmensa riqueza y poder que habían acumulado, sino sobre los corazones y mentes de los hombres. Cuando el mensaje de Jesucristo llegó a Roma, no sacudió los cimientos del senado ni agrietó los cimientos del Coliseo. El evangelio sacudió las bases de lo que la gente creía. Jesús liberaba a los hombres.

Roma ofrecía cierta civilidad; proporcionaba protección, en parte. El imperio incluso podía conceder libertad regulada. Pero ¿libertad sin restricciones? No. Entonces, estaba Jesús, quien liberaba a la humanidad de cualquier imperio maligno.

Jesucristo es más grande y más poderoso que cualquier reino terrenal o dominio. Él solo nos libera del agarre de este mundo y ofrece nueva vida y la libertad que solo su reino puede brindar.

Imagina la confusión inicial de Pedro, en la cárcel un minuto y al siguiente, de pie afuera y libre. Ahora, escucha su certeza cuando se dio cuenta de la debilidad del Imperio Romano en comparación con el reino de Dios. “Ahora sé con certeza que el Señor ha enviado a su ángel, y me ha librado…”

Querido creyente, mientras sigues tu camino, ten en cuenta que los problemas, las pruebas y la persecución pueden llegar. Está garantizado si deseas marcar la diferencia en este mundo. Pero recuerda, el Señor te ha liberado. ¡Ahora camina con la certeza que trae la libertad!

Esperando Su regreso,

– Pastor Jack

¿Has sido bendecido por los Devocionales del Pastor Jack? Envíanos un correo electrónico: HAZ CLIC AQUÍ

¡Contáctanos!