Skip to main content

Rut 3:8

“Y aconteció que a la medianoche se estremeció aquel hombre, y se volvió; y he aquí, una mujer estaba acostada a sus pies”.

Este versículo suena un poco sugerente a primera vista. Rut había recibido instrucciones de acercarse al hombre Booz y adoptar una posición cercana, pero respetuosa. Poco sabía ella que él se convertiría en su esposo. Booz era un hombre influyente, a quien la gente quería y admiraba. Pero Rut solo conocía su gentil bondad y el favor que le había mostrado en su nuevo pueblo.

Rut se acercó a Booz por la noche, al amparo de la oscuridad, mientras los demás dormían. Al echarse a sus pies, Rut comprendió que, al hacerlo, se estaba consagrando a este hombre.

El amor no tiene miedo cuando se invita a Dios a entrar.

Pero aquí hay más de lo que parece. En el relato de Rut y Booz, vemos una hermosa imagen de Cristo y de los que vienen a Él. Jesús nos llama a encontrarnos con Él a Sus pies. Él se deleita en todos aquellos que se posicionan de una manera tan humilde. Es allí donde comienza nuestro amor y donde ese amor continúa creciendo.

A los pies de Jesús, Él toma posesión de nuestras vidas, guiando suavemente nuestros pasos. Tan fuerte es Su deseo de bendecir en lugar de disciplinar, que ya no nos permite caminar por lugares de tentación que traen dolor. Sus caminos son los de la paz y la seguridad.

Que hoy te humilles a los pies de Jesús, como Rut ante su amado Booz, y disfrutes de la paz que viene de estar donde perteneces.

Esperando Su regreso,- Pastor Jack

¿Has sido bendecido por los Devocionales del Pastor Jack? Envíanos un correo electrónico: HAZ CLIC AQUÍ

¡Contáctanos!